Todo tiene su fin y el pasado día 13 de septiembre la campaña de investigaciones arqueológicas en Calatrava la Vieja (Carrión de Calatrava, Ciudad Real), tras cuatro semanas de duro trabajo, concluyó con estupendos resultados y muy buenas sensaciones. El Proyecto de investigación ha sido financiado con cargo a los fondos del Programa de Subvenciones para la realización de Proyectos de Investigación del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico de Castilla-La Mancha, convocado por la Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Castilla-La Mancha.

Durante la presente campaña, los trabajos se han centrado en la continuación de la excavación arqueológica del arrabal norte del alcázar. En este sector del yacimiento resulta especialmente evidente la superposición del urbanismo cristiano de los siglos XIII y XIV sobre estructuras domésticas previas de época almohade (1195-1212), y de éstas sobre otras de la primera fase cristiana del yacimiento (1147-1195), por lo que la continuación de la excavación arqueológica en este sector resultaba de especial interés para completar el conocimiento de la evolución urbana del arrabal norte, y para identificar las primeras producciones cerámicas de época cristiana en Calatrava la Vieja.

La intervención arqueológica ha sido dirigida por Miguel Ángel Hervás Herrera, arqueólogo profesional y socio fundador de la empresa BARAKA ARQUEÓLOGOS S.L., y Manuel Retuerce Velasco, doctor en Geografía e Historia y profesor de Arqueología del Departamento de Ciencias y Técnicas Historiográficas y Arqueología de la Universidad Complutense de Madrid. Ambos comparten la dirección científica del yacimiento desde 1984.

Calatrava la Vieja, arrabal norte

Calatrava la Vieja, arrabal norte

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN ARQUEOLOGÍA

En esta ocasión, la campaña se ha desarrollado mediante la fórmula de Curso de Especialización en Arqueología para Estudiantes Universitarios. El curso, reconocido con tres créditos de libre configuración, ha sido organizado y gestionado por las empresas BARAKA ARQUEÓLOGOS S.L. y NRT Arqueólogos S.L. en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid, y ha contado con la participación de un total de 15 estudiantes de humanidades, repartidos en dos turnos de quince días de duración cada uno, y procedentes de las universidades Complutense y Autónoma de Madrid, y de las de Granada, Valencia y Castilla-La Mancha.

Equipo del segundo turno

Equipo del segundo turno

A lo largo del curso se han impartido diversas clases teóricas sobre principios metodológicos de excavación arqueológica, lectura estratigráfica de paramentos, tratamiento de materiales arqueológicos y criterios de intervención en restauración monumental.

Prácticas con estación total

Prácticas con estación total

Prácticas de dibujo de campo

Prácticas de dibujo de campo

Además, los estudiantes han tenido la oportunidad de realizar por sí mismos, bajo la supervisión permanente de tres arqueólogos profesionales especialistas en el yacimiento, diversos trabajos técnicos relacionados con la práctica científica y profesional de la arqueología, tanto en excavación arqueológica de subsuelo como en tratamiento de materiales arqueológicos. Así, han practicado la estrategia de excavación en área abierta combinada con el procedimiento estratigráfico, y han aprendido a diferenciar unidades estratigráficas, a elaborar los registros escrito, fotográfico y planimétrico, y a lavar, seleccionar y siglar los materiales arqueológicos recuperados durante la excavación. También han realizado prácticas con aparatos topográficos aplicados a los procesos de registro arqueológico.

Cerámicas halladas en la excavación

Esta fórmula permite abordar el estudio histórico-arqueológico del yacimiento de un modo riguroso y controlado, poniendo el acento en la enseñanza y en la aplicación de métodos de intervención profesionales orientados a la obtención de un determinado volumen de conocimiento histórico de carácter científico, y proporciona a los participantes la oportunidad de formarse en la práctica de las estrategias y los procedimientos de intervención que se aplican actualmente en el mundo científico y profesional de la arqueología.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA

La excavación arqueológica realizada ha cubierto un área de 250 m2 de extensión, y ha permitido exhumar un total de ocho nuevas dependencias de época almohade en el arrabal norte, así como una amplia zona de patios y corrales situada inmediatamente al noreste. Las estancias documentadas pertenecen a tres viviendas diferentes contiguas entre sí, están delimitadas por muros de tapial de tierra sobre base de mampostería, y pavimentadas con suelos de yeso.

Proceso de excavación

Proceso de excavación

Asociados a los pavimentos de época almohade han aparecido diversos elementos relacionados con el uso doméstico e industrial de los diferentes espacios: hogares con cerámicas de cocina, pequeños almacenes, agujeros de poste y de estacas, estratos de ceniza con numerosas vasijas fragmentadas in situ

En el área de patios y corrales del sector nororiental del barrio se ha documentado una secuencia de sedimentos de limo y turba aportados históricamente por las crecidas del río Guadiana, algunos muros de mampostería, y diversos basureros con gran cantidad de fragmentos de cerámica y hueso de época almohade.

Los restos exhumados nos transmiten una imagen razonablemente precisa de los modos de vida de las gentes que habitaron este sector del yacimiento entre finales del siglo XII y principios de siglo XIII, y confirman la existencia de una ocupación continuada del lugar, más allá de los límites del alcázar, al menos hasta el siglo XV.

Niveles de ocupación

Niveles de ocupación

DOCUMENTACIÓN DE LOS GRAFFITI DEL AJIBE

Por otra parte, especialistas de la empresa Baraka Arqueólogos S.L. han comenzado los trabajos de documentación fotográfica y planimétrica del conjunto de graffiti del interior del antiguo aljibe islámico del alcázar. Este conjunto, único en su género, está integrado por centenares de representaciones figurativas y epigráficas, tanto incisas como pintadas, que pueden clasificarse a su vez en tres grandes grupos temáticos y cronológicos. Todas ellas pueden ser datadas, a priori, entre finales del siglo XII y principios del siglo XIV, y su existencia viene a demostrar que el aljibe islámico del alcázar fue transformado en mazmorra en torno a esas fechas. Se trata de un conjunto gráfico del máximo interés histórico y científico, no sólo por su singularidad y su cronología, sino también por la extraordinaria profusión de imágenes que contiene, entre las que destacan varias representaciones de escenas de guerra y de caza, sistemas fortificados, armamento diverso, epígrafes en árabe…

Labores de documentación del aljibe

Labores de documentación del aljibe

Durante la campaña de 2014 se han realizado los calcos de la pared oriental del aljibe, y de una parte de la pared septentrional, lo que constituye aproximadamente un tercio del total de dibujos del interior del aljibe. Está previsto que los trabajos de documentación iniciados en 2014 puedan ser continuados y completados en futuras campañas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR